gallery/logo bma siglo xxi
gallery/coronado con laurel

Guía Introductoria

 

El Bachillerato, la Educación de Adultos y la Educación a Distancia.

1. EL BACHILLERATO.

 

Los estudios de bachillerato, se ofrecieron por primera vez en Europa, durante el siglo XIII en las universidades italianas y españolas, y su sentido y alcances no eran los mismos que hoy conocemos.

 

Inicialmente consistió en cursar estudios humanísticos con maestros privados o en las propias aulas universitarias, con una duración de seis años, período después del cual se presentaba un examen y se obtenía un grado, previa aprobación y pago de un derecho a las universidades. En aquel tiempo, quien obtenía el grado de bachiller era reconocido como persona letrada, capacitada para dar lecciones e incluso dictar cátedra.

Cuando alguien finalizaba los estudios se le coronaba de laurel, pero con un laurel que tuviera sus frutos, para simbolizar que había cuajado el fruto del estudio y el afán de aprender. Por eso se le llamaba “laureado con baya” que en latín era “baccalaureatus”. De ahí proceden las palabras. Bachiller y bachillerato. En principio estos estudios fueron cursados con mayor frecuencia por los eclesiásticos de la época, pero pronto el título de bachiller fue deseado por secretarios, hidalgos resueltos a mejorar su condición social, aprendices de diplomáticos y nobles; así con el tiempo fue popularizándose.

 

El bachillerato llegó a América Latina, traído por los españoles durante el periodo de la colonia y en Colombia la iglesia católica fundó los primeros colegios de bachillerato.

 

Hoy en todos los países de hispanoamérica, en los países europeos, y en general en la mayoría de las naciones, el título de bachiller se concede después de haber cursado los estudios secundarios, constituyendo su culminación y siendo requisito para ingresar a los estudios superiores o universitarios.

Qué se enseña en el bachillerato?

 

Con algunas diferencias, más o menos significativas, el bachillerato en la mayoría de países del mundo, implica una síntesis general de conocimientos que corresponde a enseñanzas encausadas en dos grandes grupos:

 

Grupo humanístico: Integrado por las ciencias sociales: historia, geografía, la instrucción cívica, la economía política, la filosofía, la legua materna, (Gramática, semántica y la retórica); la literatura universal y nacional; idioma extranjero. El estudio de la estética y el arte, también hacen parte de este grupo.

 

Grupo científico: Integrado por las matemáticas (en sus ramas de aritmética, geometría, álgebra, cálculo y trigonometría); ciencias naturales: zoología, botánica, biología, anatomía humana, higiene y teoría de la evolución; la física y la química, entre otras.

 

Hoy en la mayoría de países, se han incluido asignaturas de un nuevo grupo, que podríamos llamar Grupo tecnológico, relacionado con el aprendizaje para operar los ordenadores o computadores; los modernos sistemas de comunicación tales como el internet; y los adelantos de la electrónica, la robótica, la gestión del conocimiento, entre otros.

 

En nuestro país, la legislación tiene reglamentado un grupo de diez áreas obligatorias y fundamentales del plan de estudios del bachillerato, ellas son: 1) Ciencias naturales y educación ambiental. 2) Ciencias sociales: historia, geografía, constitución política y democracia. 3) Educación artística. 4) Educación ética y en valores humanos. 5) Educación física, recreación y deportes. 6) Educación religiosa. 7) Humanidades, lengua castellana e idioma extranjero. 8) Matemáticas. 9) Tecnología e Informática. 10) Ciencias económicas, políticas y filosofía.

 

¿Cómo y cuándo se cursa el Bachillerato regularmente?

 

Los estudios o la educación formal en nuestro país se encuentran organizados en cinco niveles, ellos son:

gallery/grafico 1

Educación preescolar, educación básica primaria, educación básica secundaría, educación media y educación superior. Los grados y edades aceptados para cursarla son los siguientes: Los niveles de educación básica secundaria y educación media son los que se conocen con el nombre de bachillerato; la educación básica primaria y el preescolar; son conocidos como estudios elementales o primarios; y la educación superior ofrece otros cuatro niveles:

gallery/grafico 2

Esta última solamente la pueden cursar quienes tengan un grado profesional.

 

Como puede apreciarse en el gráfico, existen unas edades adecuadas o aceptadas para cursar cada uno de los grados de los diferentes niveles, cuando una persona se desfasa o atrasa, generalmente no es admitido en los establecimientos educativos para niños y jóvenes, y debe acudir a la educación de adultos, aun sin que sea mayor de edad.

 

Miremos un ejemplo, pedro en un joven de 15 años, y solamente cursó estudios hasta el grado 2° de educación básica primaria y desea continuar sus estudios, para cursar su grado 3° de educación básica primaria se dirige a la escuela del barrio, allí le informan que no puede cursar ese grado con los niños de 9 años (que es la edad adecuada para cursar ese grado), por lo tanto debe acudir a una institución o programa de educación para adultos, por lo menos mientras se nivela y llega al grado que le corresponde según su edad, en este caso, el joven debe estar cursando el grado 9° de educación básica secundaria.

 

2. LA EDUCACIÓN DE ADULTOS.

 

Desde el punto de vista jurídico existe una definición de la educación para adultos, es así como el artículo 50 de la Ley General de Educación plantea:

 

“La educación de adultos es aquella que se ofrece a las personas en edad relativamente mayor a la aceptada regularmente en la educación por niveles y grados del servicio público educativo, que deseen suplir y completar su formación, o validar sus estudios. El estado facilitará las condiciones y promoverá especialmente la educación a distancia y semipresencial para adultos.”

 

El adulto y su capacidad de aprender.

 

Dice erradamente el pensamiento popular que “Loro Viejo no aprende a hablar”; pero aprender forma parte de la naturaleza del hombre, sin el aprendizaje la vida humana y su supervivencia no serían posibles. Todos sabemos que cuando una persona deja de aprender pone seriamente en peligro su capacidad de vivir en un mundo cada vez más cambiante.

gallery/foto 1

La capacidad de aprender no desaparece en la edad adulta, esta afirmación es el resultado de las investigaciones que al respecto del aprendizaje ha realizado Edward L. Thorndike, considerado el padre de la psicología educativa. Sus estudios sobre el aprendizaje aportaron resultados tan importantes, que suele afirmarse que fueron la “Piedra fundamental” de la educación de adultos.

El aprendizaje lo entendemos, en sentido amplio, como la capacidad de cambiar cualquier actividad que relaciona a la persona con el mundo que lo rodea en un proceso dinámico de transformación mutua, en donde las situaciones nuevas en el adulto se insertan en las ya conocidas y resueltas, involucrando a la totalidad de la personalidad, tanto en los aspectos cognitivos y motores como en los afectivos y sociales.

 

El adulto hoy desea, también lo necesita, continuar aprendiendo durante toda su vida. El aprendizaje es una actividad permanente en la vida de la persona, este puede ser sistemático o no; pero el afrontar nuevas situaciones y condiciones en un mundo cada vez más cambiante lo obligan a vivir y enfrentar situaciones desconocidas, lo que produce la apropiación de nuevas experiencias y conocimientos.

 

En resumen, podemos decir que “Loro viejo, sí aprende a hablar”; existe la creencia que los procesos educativos son para los niños y los jóvenes, en razón a que se cree que los adultos ya tienen una personalidad definida que es muy difícil cambiar, esto es parcialmente cierto, lo que sí es cierto es que el ser humano, sin distinciones de edades, es la criatura sobre la faz de la tierra que tiene mayor capacidad de adaptarse al cambio. Lo que sí debemos tener en cuenta es que las características propias del adulto exigen unos procesos y metodologías diferentes en los programas o establecimientos educativos para niños y adolescentes. En este detalle radica el bajo rendimiento y alta deserción de la enseñanza formal de adultos, un ejemplo, son los programas de bachillerato nocturno, que utilizan los mismos contenidos y métodos de la educación diurna para niños y jóvenes.

Existe un acuerdo general para situar la máxima capacidad de aprender entre los 20 y los 25 años de edad. Las investigaciones llevadas a cabo sobre el aprendizaje del  adulto han puesto de relieve que éstos no poseen una menor capacidad de aprendizaje que el niño o el joven, sino que su aprendizaje es más lento.

 

Ahora bien, la perdida de velocidad de aprendizaje es tanto menor cuanto la persona haya interrumpido durante menos tiempo sus hábitos de estudio. La mayor lentitud del adulto en el proceso de aprendizaje puede deberse a la necesidad que tiene de integrar el aprendizaje adquirido en su experiencia anterior, hecho que no ocurre en el niño, dado que su experiencia no es tan rica.

 

3. LA EDUCACIÓN A DISTANCIA.

 

La educación abierta y a distancia es una modalidad educativa que utiliza en el proceso de enseñanza y aprendizaje diversos medios de comunicación, portadores de los contenidos de estudio, apoyos tutoriales y de asesoría, mediante los cuales las personas aprenden por su propia voluntad e interés, en el lugar donde viven o trabajan, participando activamente en la construcción de sus conocimientos, con libertad, autonomía, autenticidad y responsabilidades de acción directa en su medio.

gallery/imagen 1

Se fundamenta en el reconocimiento de la inteligencia y capacidad de los seres humanos para aprender todo cuanto quieran en el nivel y profundidad que lo deseen y en el tiempo que requieran; por su naturaleza el ser humano siempre está en disposición de aprender; parte de reconocer que el aprendizaje es un acto personal e individual, ocurre de manera particular de acuerdo con el ritmo personal, conocimientos y experiencias previos de cada quien.

 

Reconoce que las personas de un sistema a distancia, estudian para aprender porque tiene metas y expectativas personales y así lo han decidido.

El concepto de abierta es de la naturaleza misma del conocimiento; el pensamiento científico y tecnológico es abierto, es social y a este tienen acceso todas las personas, según sus posibilidades. Este tipo de educación es abierta en el sentido que permite que las personas aprendan sin las limitaciones de tiempo, ni espacios, ni distancias y sin estar presentes cara a cara con profesores y compañeros, en sitios y horarios

fijos, escuchando pasivamente las explicaciones del profesor.

 

El sistema abierto permite que el profesor traslade sus explicaciones, tareas, trabajos e investigaciones a los medios escritos con apoyos audiovisuales y sin que asista a clase todos los días, por periodos de tiempo establecidos, de manera tal que el estudiante recibe en su casa las lecciones del profesor.

 

Por sistema abierto, explica el pedagogo SARRAMONA, “se entiende aquel que ensancha las posibilidades de acceso, que aumenta los medios de comunicación empleados, los objetivos de aprendizaje, la cantidad y calidad de los conocimientos, respecto a las instituciones convencionales (presenciales) equivalentes”.

 

El concepto de a «distancia» es descrito por el mismo Sarramona, así: ≪El común denominador es la situación en la cual media una distancia física entre profesor y alumno, de modo que el mensaje didáctico se difiere en el tiempo, en el espacio o en ambos a la vez. Según el medio de comunicación empleado nos encontramos ante la «enseñanza por correspondencia» (textos impresos), ≪enseñanza por radio≫,≪por

televisión≫, ≪por computador≫, ≪por teléfono celular o tableta≫.

 

La educación desescolarizada, consiste en la combinación del estudio mediado y  menor asistencia a las clases presenciales, cuya metodología y estrategias, con el uso de medios, logra un aprendizaje de calidad y genere en el estudiante participación activa en la construcción de conocimientos.